Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 mayo 2012

Amor robado

Recordando la canción de Victor Manuel, ¿a dónde van los besos que no damos?…

Cuando enviamos una carta y es rehusada o el destinatario es desconocido, el cartero nos la trae de vuelta a casa. Pero si lo que se queda en el camino es el amor… ; ¿dónde está el limbo de los abrazos perdidos?, ¿cómo se remienda un alma?

No puedo ni por un segundo imaginarme lo que puede ser que te arrebaten lo que con tanto mimo tu cuerpo ha cuidado durante nueve lunas. Lo que es pasar día a día los nueve meses que obran el milagro, para que te acabes convirtiendo en una mera incubadora de otra mamá que, seguramente, también desea ese hijo.

Pero es que ese hijo es tuyo. Allí donde esté. Siempre.

Uno es hijo hasta que mueren sus padres. Pero padres, padre y madre, se es por siempre. Es algo que no caduca, que se nos tatúa en la sangre desde que sabes que ya está en camino.

¿Cómo puede el ser humano llegar a ser tan nefasto para sí mismo? No hay ser vivo en el mundo capaz de hacer tanto daño gratuito. No me explico cómo puede decírsele a unos padres que su bebé ha enfermado y ha muerto en apenas unas horas, para después permitirles que entierren un par de toallas y se pasen la vida llevándo flores a una caja vacía. Es tan cruel y mezquino que hacen falta muchas buenas personas para compensar a una sola de estas bestias.

Y ni siquiera alivia el hecho de que el bebé vaya a tener una buena vida, que crezca en un hogar feliz. Su sangre lo busca. Su madre recuerda cada segundo del parto, su padre se lo imagina jugando con los demás niños en la calle, su hermano preferiría tener menos sitio en el dormitorio y en el armario, su abuela sigue guardando la toquilla con la que se le iba a bautizar…

Pero a veces, por esas vueltas de la vida, por ese no querer conformarse con lo que el corazón no es capaz de aceptar, ocurre. Tras años de búsqueda desesperada pero incansable, ese hijo reaparece. Muchos dicen que quizás demasiado tarde, pero yo creo que nunca es tarde para darle un beso a un hijo…

Anuncios

Read Full Post »

¿Conocéis la sensación de pena cuando un niño se cae y te viene llorando con las rodillas ensangrentadas? Pues así, pero con un calado más hondo, es como me siento al contemplar mi España. Lo malo es que esto no se arregla con tiritas…

Qué tristeza me produce leer cada día las noticias y tener ganas de mirar para otro lado, por puro instinto de conservación. A veces llego incluso a sentirme mal por tener trabajo. A esto hemos llegado.

El país del “sálvese quien pueda”, del “”lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir”, el pais donde la tasa de abandono universitario es el doble que la media europea, dónde lo único que aumenta es la venta de antidepresivos y el número de donaciones de órganos (algo bueno hay que tener).

Que yo también pensé que sólo arrimando el hombro salíamos de ésta. Que el esfuerzo colectivo daba frutos. Porque soy de las que cree que hay que estar cuando hay que estar y acudir a las heridas como la sangre, sin que te llamen.

Luego leemos que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo condena a España a pagar a Otegui una indemnización de 20.000 euros por ¡¡daños morales!! A ver señores, ¿el mundo se ha vuelto loco?

En mi primer año de Facultad tuve un profesor que nos explicaba la definición de Justicia como “Dar a cada uno lo suyo”. Esa es la definición que ofrece el Derecho español. En ese mismo momento comprendí que me iba a pasar cinco años de mi vida estudiando mentiras. Otro de mis profesores, al que todos tenían por excéntrico y medio loco pero que yo admiraba por su gran sesera, decía que “Todos somos iguales ante la ley, pero unos más iguales que otros”. Sin comentarios.

Y ahora llega Bankia. Y Rato se nos ha caído por casualidad en una lancha que tenía las llaves puestas y lo llevaba directo a tierra firme. Y claro, tiene una que oir cosas como que “Sólo se inyectará dinero público en caso de que la situación sea límite” Señor Rajoy, para 11 millones de españoles, ya lo es.

Y pensar que hubo un tiempo en que me gustaban los viernes…

Read Full Post »