Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 octubre 2017

Mi rosa negra de acero

Le arrancó el corazón, y en su lugar le dejó una rosa negra de acero. Así le aseguraba una primavera fría, un amor eterno sin espinas, una verdad muerta.

Vació los ceniceros, dentro de su alma. Quemó los por qués, y apuñaló a su intuición al descuido, por la espalda. Corrió, sin moverse del sitio.

Por la acera vio que bajaba la soledad, arrastrando los pies, como no queriendo llegar. Con esos andares tan inconfundibles. De la mano de sus miedos, todos. Todos y alguno más.

Otra vez las manos vacías y la casa llena de fantasmas.
Otra vez las canciones tatuando la vida.
Otra vez la última vez que me pasa.

De un tajo hizo jirones la piel seca de besos, y apagó la luna. Y cerró los postigos de madera de todas las ventanas, apuntalados con el silencio que queda cuando el silencio es todo lo que queda.

Se levantó del sofá, sin ganas, y antes de darse cuenta ya había hecho café, sin medir las consecuencias …

Anuncios

Read Full Post »

La vida es corta, porque se suicida. Cansada de que la llamen puta. Agotada de cargar tantos lunes a sus espaldas. Decepcionada, ni agradecida ni pagada.

La vida tiene alas, pero le pesan los pies, atados a desilusiones y sueños rotos. La vida, con su corazoncito, llora cuando nadie la ve. Luego saca fuerzas de sus propias cenizas, le sopla a las nubes y te aparta el flequillo de la cara, para que te dé el sol.

La maldicen, la pisan, la arroyan y la dejan sin aliento. Por eso la vida a veces no puede con el peso de tus huesos, pero te pinta un arcoiris después de cada tormenta. Te despierta con un beso, y te arregla el columpio en el que se sienta a merendar la niña que aún vive en ti.

La vida no tiene miedo, tiene la llave maestra de todos los ojalás. Conoce al sereno, tiene en nómina al ángel de la guarda y se sabe el número de los bomberos.

No te sientes a estorbar en la puerta de una iglesia, corre en la dirección del viento. La vida te grita, te quita la venda, pero no se va a sentar contigo a esperar, delante de un espejo. La vida sólo intenta mantener el equilibrio entre el quiero y el puedo, entre el silencio y el ruido.

No dejes la cuenta pendiente en el bar, compra lotería, y no dejes escapar a quien te quita el frío sin tocarte, desde lejos.

La vida corre que vuela, se detiene si te besan y te susurra “¿Lo ves? …”

 

Read Full Post »

Se busca

Se busca curso de autodefensa.
Uno que me enseñe a proteger el alma, que es ligera de cascos y me mete en líos. Se cree, la muy idiota, valiente para un sí. Y luego soy yo quien no duerme.

Se busca bozal.
Que así como me miras, me dan ganas de morderte.

Se busca canguro, que me cuide mi niña interior, la que no quiere crecer y mira para otro lado cuando la vida me estruja los sueños.

Se busca tupper de salmuera, para conservar las ganas.

Se busca enfermera que ponga música en la sala de visitas de este manicomio.

Se busca tiempo perdido en otras bocas, en otra piel, en las manos de quien me dejó caer.
Se busca cobijo, no bajo techo, sino en tu pecho.

Se busca aval, que no doy crédito.

 

 

Read Full Post »

Si me pides un motivo

Si me pides un motivo, te diré que me gusta cómo miras la luna. Que tengo noches y noches para romperlas contigo, desmoronando las horas. Te diré que no soy la mejor en nada, ni la más alta, ni la más guapa, ni la más buena, ni la más sensata. Si me pides un motivo, te enseño mis manos. Las traigo vacías de peso, cargadas sólo de ganas.

Que sé lo que duele el miedo. Que la vida pasa.

Si me preguntas por qué te diré que no lo sé. Que desaprendí a querer tantas veces, que a cada primera cita voy con camisa de fuerza.

Me dicen que otra vez se me oye cantando en la cocina, que sonrío sola. No me preguntes por qué. No quieras saber que fue de mi saldo de olvidos. Que ya nadie me asegura el corazón, ni contra incendio, ni contra robo. Ni siquiera los daños a terceros.

Si me pides un motivo, te diré cuánto me gusta que me dé el aire en la cara mientras yo cuento los pasos que me llevan a tu casa. Que quisiera nacer de nuevo ayer, y encontrarte esta mañana.

Si quieres saber por qué, tendrás que quedarte un rato.
Yo voy haciendo café.

 

 

Read Full Post »

Me gusta la cerveza a morro, que es como se toman las mejores cosas de la vida. Me gustan los besos a tiempo, mordidos, de aperitivo. Me gusta mirar la luna, aunque me muera de envidia. Me gusta el olor a mar. Me gusta la lluvia fina. Me gusta que me mires y sonrías.

Me gusta tu boca, cerca. Me gusta tu piel templada. Me gusta verte venir, esperándote sentada.

Me gusta ponerme falda. Me gusta que me apartes el pelo y que me abraces por la espalda.

Me gustan las macetas que se fían de mis manos, me recuerdan tu cintura. Me gusta que te dejes caer en mí, que descubras que traigo dentro del pecho un loco borracho herido y desorientado.

Me gusta quedarme dormida por agotamiento, comer chocolate a escondidas y vestirme como si me estuvieras mirando. Me gusta cómo me haces olvidar el miedo.

Me gusta la libertad de que seas lo que quieres. Me gusta saber que tengo todos los días de mi vida para empezar de nuevo.

Me gusta la paz que traes.
Me gusta tu verdad.
Me atrevo.

Read Full Post »

Te cambio arena por sal

Te cambio la luna nueva, por una luna a estrenar. Te cambio arena por sal. Te cambio tus sueños rotos por un amanecer de otoño. Te cambio el color del mar por el café de tus ojos. Tus manos firmes te las cambio por mi cuerpo; y tus pasos, por mi rumbo; mi estribo, por tu sombrero.

Te cambio la luz del día, cuando se nubla en enero, por churros con chocolate. Tu vino dulce y tu pan, te los cambio por mis besos. Te cambio las grietas de tu coraza por el hilo con que coso jazmines en tus manteles. Cambio tus ganas gastadas por cualquiera de mis ganas. Te cambio la sopa fría por bizcocho de canela, tu soledad por la mía, mi alegría por la nuestra.

Cambio el ruido de la calle por una siesta contigo. Cambio mis tacones por tu delantal, mi patio por tu escalera, mi almohada por cualquiera de los cojines de tu sofá.

Cambio tu insomnio por un té de menta, tu inquietud por mi sosiego, tu camino de piedras por una orilla del río donde me siento y meriendo. Cambio mis anillos de mano, y me cambio el corazón de sitio si tú lo quieres más cerca.

Cambio mi calle por tu casa. Y traigo leña para tu chimenea, de cuando fui árbol caído. Cambio mi llave por tu puerta. Traigo cerveza, y un ojalá-siempre-me-quites-el-frío. Cambio todo lo que soy, por lo que me haces que sea.

Te cambio un beso por otro.
Te cambio lo que no te han dicho, por lo que gritan mis ojos.

Te cambio tu amor herido, por el mío roto sin estrenar.

 

Read Full Post »

Flor del mar

Tiene mi niño una cuna
hecha con olas del mar
para que mire la luna.

Tiene mi niño su cara
blanca como el azahar.
Bonita como ninguna.

Tiene entre sus manos tiernas
la vida y la libertad.
Y juega a que me despeina.

Tiene mi niño dos alas
dibujadas con colores.

Tiene Unai miles de flores
para pasar este otoño
y cien primaveras más.

En las manos de su madre
tiene un ángel de la guarda.

Tiene mi niño la luz
y el mar bajo las pestañas.

 

 

 

 

Read Full Post »

Older Posts »