Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 diciembre 2017

Gracias, vida

Gracias por traerme hasta aquí, vida. 

Gracias por las personas. Las que me han querido y apoyado, respaldando mis sueños y alimentando mis ilusiones. Las que han compartido conmigo letras, las suyas y las mías. Gracias por la mano tendida de quien no me ha dejado sentir sola. Gracias por las risas. Gracias por quien me escucha.  Gracias por la sonrisa de mis hijos. 

Gracias, por los malos días que se convierten en buenos. Gracias por la paciencia que han tenido conmigo cuando no me soporto ni yo. 

Gracias a quien apoya mis decisiones. Gracias a quien me respeta y me quiere como soy. Gracias por las canciones. Gracias, por el daño que me hizo ser quien soy hoy. 

Gracias a las fuerzas que saqué de no sé dónde para dejar atrás lo que debía. Y gracias por las ganas de vivir. 

Gracias, vida, por estas nuevas 365 oportunidades de dar lo mejor de mí. Gracias a quien siempre es, a quien siempre está y a quien me demuestra y me hace creer que la vida vale tanto. Tanto. 

Anuncios

Read Full Post »

Recalculando

Otro final de diciembre recalculando la ruta, contando los pasos que me alejan de donde no quiero estar, sopesando dónde me llevaron mis errores y atando bien las buenas intenciones a las ganas de vivir.

Otro cajón lleno. Otra estantería de 365 baldas. Otra escalera de color que va del verde esperanza más brillante al gris decepción más pardo y desteñido. El ​mismo horizonte, con otra perspectiva.

Otro saco de recuerdos, otra agenda llena de nombres y fechas. Otra lista de canciones en el aleatorio del mp3, un calendario sin hojas, la última actualización de todas las app del móvil, libros leídos, deseos cumplidos, sueños rotos, lo aprendido, lo olvidado, lo sufrido, lo callado, lo que no quieres ver por no herirte; lo que apartas, del plato y del alma; lo que te tragas doble, lo que te piensas dos veces, lo que dices sin pensar, los mensajes que no respondes, las llamadas que no haces, las que recibes que no esperabas, los besos, el deseo de tu vela de cumpleaños. Los platos que has roto, las sillas vacías a la hora de la cena, el beso de buenas noches a tus hijos, el olor a bizcocho recién hecho, sonreír estando rota, llorar de alegría, caminar oyendo sólo tus pasos.

Las veces que me he visto en tus ojos, las oportunidades perdidas, las partidas que quedan en tablas.

Eso soy, porque estoy hecha de resúmenes, de fotos, de recortes de mis propias noticias, de lo que voy aprendiendo según se inclina la balanza, de las balas perdidas que me dan de lleno, y de las que consigo esquivar.

Y a pesar de los daños, por suerte, la vida sigue. Y yo tengo agenda nueva. Voy a abrirla, a ver si estás.

Read Full Post »

Maldita sea la calma

Me da miedo equivocarme. Tener que verme caer, tener que ver desde el suelo tus pasos alejarse, como los ve un mendigo. Me da miedo no tener fuerzas para sujetar tus manos. No saber hacerte ver que miro por tus ojos, que río en tu boca, y que tengo envidia de tu almohada. Que me duermo con el olor que dejas en mi ropa.

Me dan miedo las canciones que suenan cuando estamos juntos, por si tengo que escucharlas sola. Me da miedo el tiempo que no paso contigo, siento que lo pierdo. Que hasta yo me pierdo.

Me da miedo el frío, y el calor de cualquier otro abrigo.

Sé que soy mi mejor yo cuando me das la mano; sé que lo tengo todo cuando me miras; y sé que voy a perder la cordura si lo que me das, me faltara.

Sé que siempre apareces cuando sueño en grande. Y tengo miedo de que el sueño me esté nublando el sentido. De que el sol me deslumbre y ya mis ojos no sepan pedirte un beso. De que el ángel anuncie que acabó el hechizo. De que el genio traiga roto el saco de los deseos.

Quiero mojarme las manos, pero me da miedo de romper el río. Quiero ver amanecer tus ojos, en los míos. Quiero morder tus heridas, llevarme tus daños entre los dientes. Y llenarte la vida de besos después de cada batalla.

Tengo miedo de que llueva, de que se moje tu cara y no saber cuándo lloras. Tengo miedo de la luna, qué hijadeputa, que cada vez que la miras te sonríe y te enamora.

Tengo la llave de un calabozo, para encarcelar tus miedos, y una moneda, y un pozo con un millón de deseos.

Tengo el alma en vilo, no vaya a ser que me equivoque, esta vez, contigo. Ya sé de qué va la guerra, ya sé que a las trincheras no llega la luz, ni las cartas, ni el pan ni el agua.

Me da miedo porque ya me he calado en cien tormentas. Y maldita sea la calma.

Read Full Post »

No riegues mis flores

No me quites la ilusión, que es lo único que tengo.
No me quites el valor de intentarlo en otra piel.
No me inventes más desastres del corazón para adentro.

No traigas más hielo a esta boca desnuda.
No me vendas humo, que no tengo el cielo para nublarlo con tantas dudas.

No me mates la esperanza de caminar sin tu mano. De aprender a no caer.
No me dejes en la cola de los que buscan refugio.

Llévatelo todo, menos mis ganas de ser vivida.
No me olvides, no me quieras, no me sueñes, no me arañes.

No me digas que tú nunca vas a fallarme.

No cuentes mis fallos, que se te va la vida. No pierdas los besos que dejé en las vendas sobre tus heridas.

No me hagas promesas. No riegues mis flores. No me des la llave del último bar.

No me esperes en misa.

Llévate de mis sienes mi conciencia, tu culpa, mis dudas, tu calma y mi prisa.

Hila fino el nombre que le vas a dar cuando pregunte por mí tu cama vacía.

Mi error fue quererte tanto. Mi acierto, no quererte más.

 

Read Full Post »

… Y tiritas.

El olor de la piel que amo, el abrazo que me calma, la voz que me quita el frío, los ojos que alimentan mi esperanza, la luz de su risa, el silencio antes de un beso, mi espalda en su pared, borrar las calles entre su casa y la mía, ponerle música a sus sueños, soñar que me quiere, que su dolor se quede sin dueño, dormir sin pesar, comer de su mano, beberme su boca en silencio, ser la paz que merece, leerme en las líneas de sus manos los próximos doce meses, desterrar el miedo, olvidar mi apellido cuando le oigo decir mi nombre, la vacuna contra el olvido, las ganas de ser valiente, cerveza si se acaba el vino y tiritas por si cambia mi suerte.

Y sólo me concedió 3 deseos, Señoría, por eso maté al Genio.

Read Full Post »

Queridos Reyes Magos:

Llega el momento del balance, de pesar y sopesar, de atar cabos, de soltar lo que debe de quedarse atrás.

La hora de la verdad, en la que uno mira dentro de sí mismo, cuando nadie te ve.

Momento de juzgarse y perdonarse, momento de quererse. Por los errores que no pude evitar, por los que no quise y por los que vendrán. Momento de construir propósitos, de hacer el borrador de ilusiones.

La vida, por compensar esos intentos, cada año te regala 365 oportunidades de alcanzar la felicidad sencilla, ésa que nos hace grandes con pequeñas cosas, la que deja las sonrisas más sinceras en el alma. 365 rutas para aprender a distinguir lo que duele mientras agoniza, de lo que duele mientras cura. Y asumir que no todo lo que llega a tu vida llega para quedarse, que no todo lo que se va es una derrota, que los sueños que se rompen nos enseñan a barrer.

He tenido el abrazo de quien quiero, he sentido el viento en la cara y el sol en la espalda, he huido del frío, he dormido sobre una piedra creyendo que era un corazón, he reído con todas mis ganas, he llorado al ver rota mi fe, y me he dejado curar como un gato que ha perdido la cuenta de las vidas que le quedan. He soñado en grande, he bailado descalza, he hecho magdalenas, he roto varias copas, … y algún que otro plato. Y a cada uno de esos días de mi vida, a todos y cada uno, los seguía otro día, y otra noche. Los que con distintas suertes me han traído a donde estoy. Y han hecho de mí lo que soy.

He perdido amigos, que evidentemente no lo eran, y he recuperado otros, que en realidad nunca dejaron de estar. He querido abandonar, porque para desistir con un segundo te sobra. Y al final creo que he sobrevivido, acurrucada en un acogedor rinconcito del infierno.

Lo que han visto mis ojos, lo besado, lo reído, los deseos cumplidos, las promesas que ya no hago, el equipaje que dejo en los trenes de los que me he bajado, y las personas que llevo en el corazón. Dejadlo todo como está, queridos Reyes Magos.

Read Full Post »

365 motivos, 365 respuestas a mis miedos, 365 formas de vestir a la esperanza, 365 puertas abiertas donde sólo hubo ventanas con los cristales rotos, 365 besos de buenas noches que te he ido dejando, sin que lo sepas, en tu almohada.

No te conozco, lo sé. Yo sólo llamo a tu puerta, con las manos llenas de ganas. Traigo la sonrisa del que espera, la esperanza del que vela, y la ilusión de estreno, como si nunca me la hubieran roto. Y no será que no he visto arder miles de mentiras en la boca de quien me quiso; que mira que he dejado trozos de vida por el camino …
Será por eso que ya no celo, no pregunto, no sufro, no presumo; sólo te vivo.

Será que a veces la vida siente remordimientos; será que eres mi oportunidad de ser mejor persona.
Será que hay cosas que no tienen nombre, hay verdades que se gritan en silencio, y hay abismos a los que se salta sin red, de espaldas, con los ojos vendados, y sonriendo.

Salta conmigo en los charcos, que traigo veranos para pasar el invierno. Traigo fe. Traigo empeño. Traigo el candado y la llave del daño que nos hicieron.
Que los años multiplican daños, los daños difuminan sueños, y los sueños los carga el diablo.

Prueba a disparar y verás que no me aparto. Puedes apostar a que de ésta me quemo.

No es que no tenga miedo, es que aprendí a correr en las vías del tren.
Que me quedo a acariciarte el pelo.

Y gracias a la suerte, al último portazo, al paso adelante. Gracias a la ceniza de mis alas, al polvo que mordí cada vez que se me rompió el alma; hoy me felicito, me beso y me soplo la tarta; sonrío para mí, te pienso en silencio, y pido un deseo.

Ojalá besar tu risa, romper tus miedos y desordenar tu cama.

Ojalá tú. Ojalá cambiar todos los siempres por un ojalá otra vez mañana.

Read Full Post »