Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19 marzo 2018

Por ti, Maestro.

Por esos padres que no paren, pero no paran.

Párate tú un momento y piensa qué sería de tu vida sin un padre. Sin una mano que te ayuda a dar los primeros pasos y ya no te vuelve a soltar nunca. Sin la sabiduría de quien te lo enseña todo si saber nada. Sin sus desvelos, sin su firmeza.

Sin esos consejos que tanto te molestaba oír, y mira por dónde hoy son los que tú les das a tus hijos.

Qué sería de ti sin ese árbol que te da sombra en verano, que te cobija del relente en invierno, que florece en primavera para llenarte los ojos de colores. Ése es tu padre. Y un día se le empiezan a caer las hojas, una o dos, apenas se nota … Volvemos a querer su primavera, echamos de menos haber cuidado sus flores, y le pedimos al cielo poder pararle el
tiempo, mientras se va secando la corteza, aunque siga corriendo la savia por sus venas.

Esas raíces, son las tuyas. Y en sus ramas te sentaste mil veces a merendar.

Te enseñó canciones, te llevó al campo a coger castañas, te subió en sus hombros para alejarte del suelo ingrato que pisan el resto de los mortales.

Te hizo comerte todo lo que había en el plato, y ahí aprendiste el respeto: el respeto al esfuerzo de quien te procura que llegue el plato a la mesa, al trabajo de quien te lo cocina, a la suerte que te envuelve, el respeto por lo que la vida te brinda.

Te alentó a luchar por tus sueños, te enseñó a creer que el esfuerzo tiene recompensa, que uno da lo que tiene sin esperar nada a cambio. Que el bien que haces, vuelva o no vuelva, hecho se queda.

Te castigó en tu habitación, y ojalá hoy volviera a hacerlo. Porque
pocos sitios en el mundo hay más seguros y confortables.

Lo has visto madrugar sin quejarse, trabajar sin horario ni descanso y quedarse el último para todo.

Lo has visto en salas de espera. De un paritorio, de un quirófano, de urgencias, de la sala de profesores, del pediatra, … Lo has oído llorar a oscuras, cuando nos cree dormidos a todos.

Es el que te ayuda a saltar los charcos. El que se enorgullece de tus éxitos y se culpa de tus fracasos.

El suelo tiembla bajo tus pies, pero tú te sientes seguro. Llueve y no te mojas. Sale el sol y no te quema …

Ese es mi padre.

Anuncios

Read Full Post »

Ni conmigo ni sin ti.

Por no llorar, te canté.
Por no soñar, no dormí.

Por no dejarme caer
aprendí a morir de pie
las cien veces que nací.

No dejé de respirar.

No gané, sólo resistí.

Por no huir, me arrodillé
donde siempre te esperaba.

Sólo pasaban las horas.

No pasabas tú.
Ni pasaba nada.

Por no arrancarme la piel le hubiera pedido un beso
al primer lobo hambriento que pasara por mi casa.

Por no contar más mis pasos
le supliqué al carcelero
una celda sin ventanas,
sin luz de luna, ni techo, ni suelo.

Por no hacer no hago ya ni ganas.
Vaya a ser que se las lleve
el próximo tonto que venga con miedo.

Los ojos llevo en la mano
por si me cruzo contigo.
Sin voz, ni risa, ni prisa.
Sin preguntas, ya.
Sin alma, sin pan ni abrigo.

Read Full Post »