Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21 junio 2018

Érase una vez.

Érase una vez la noche, larga, oscura como un túnel.
Y un jardín sin flores. Y una semana con siete lunes.
Érase una vez no era ni sombra de lo que soy.

Érase una canción muda.
Érase una primavera, como la que acaba hoy.

Érase una vez un sueño descolorido, hecho añicos.
Y una bala de reserva.

Las llaves de una maleta. Cerrada. Vacía.
Érase una cafetera sobre la encimera. Fría.

Érase una vez mi cuerpo crujiendo bajo la ducha.
Érase un cuento de invierno, con su lobo y con su bruja.

Érase una vez. Érase que ya no es.

Érase una vez un beso, de los que curan pasados.
Cálido, tierno, oportuno, y una sonrisa en los ojos.
Como una nube en verano.

Érase una vez un día, el día menos pensado.

Anuncios

Read Full Post »

Al compás de una milonga
llegas a mi vida al trote.
De una milonga campera.

Y me ato a la cabecera
de tu cama, y en mi escote
te traigo la primavera.

Como nube a media tarde
dejas caer tu sonrisa
sobre mi boca desnuda.

Y es mi sangre la que arde
si me acerco a tu camisa
con sed, sin prisa. Sin dudas.

De tu mano, a donde quieras.
Con tu voz, cuento mi suerte.
Y estreno sueños y alas.

La sombra de lo que era
me saluda desde el puente
cuando cae la madrugada.

Te traigo cielos e historias,
besos que saben a gloria,
caminos que andar de frente.

Traigo en la piel ganas nuevas
y tu olor en la memoria.

Eso es para mí quererte.

Read Full Post »

Girasoles

Despliego mis alas despacio, como quien abre un libro antiguo, de páginas quebradizas. Sacudo la ceniza de otras guerras. Y vuelo. De tu mano.

A veces aún oigo crujir mis huesos bajo el peso apenas de una sábana. Pero estoy plantando sueños, en macetas con verbenas. Y he abierto las ventanas.

Duermo más, lloro menos. Y como lo justo para que no se me queje el cuerpo.

Alivio de luto, primavera de pétalos por el suelo.

Planto girasoles por el filo de mis venas, y el sol entra y seca mis charcos.
Tiendo el corazón al viento. Cierro los ojos, y me tumbo en la arena.

Soy un capitán sin barco.
Tengo el rumbo, y una brújula de tela.

Soy la que se cuela en tu pecho cuando abres los brazos.

Soy la misma, con zapatos nuevos.

Read Full Post »